fondo

jueves, 17 de diciembre de 2009

lunes, 7 de diciembre de 2009

Doble Penetración






La doble penetración o penetración doble, frecuentemente denominada DP, es una práctica sexual que consiste en que dos personas penetran simultáneamente a una tercera. En el caso de que la persona penetrada sea una mujer, lo habitual es que la doble penetración se realice por el orificio vaginal y el ano.

Puede denominarse doble penetración o sándwich. Recibe este último nombre, porque a pesar de que los penes de los dos hombres no se tocan, la pared que separa la vagina del recto es muy delgada.
La mucosa rectal es frágil y sensible a las infecciones por virus y bacterias. La mucosa absorbe las sustancias depositadas en el recto, fenómeno aprovechado para la administración de medicamentos como es el caso de los supositorios. Esta capacidad de absorción puede ser aumentada involuntariamente mediante una penetración brutal, que puede provocar pequeñas micro heridas y ocasionar hasta hemorragias. Por tanto, es un terreno propicio para la propagación de ETS (enfermedades de transmisión sexual), ya sean virales como el VIH (virus de inmunodeficiencia humano), el papiloma humano (VPH), todos los tipos de hepatitis (a excepción de la hepatitis A) los herpes genitales y otras también famosas pero de causa bacteriana como la gonorrea, la sífilis y otras, incluso en el caso de que no haya eyaculación.

En consecuencia siempre se aconseja la práctica del sexo anal utilizando un condón. Si se efectúa sin condón, en todo caso es —aunque parezca obvio— imprescindible el máximo de higienización del ano y del recto, así como del pene en el momento inmediato previo a la penetración.

La higiene es importante para una buena salud del ano y para la práctica del sexo anal. El lavado con jabón neutro y agua mantendrán el ano limpio. El lavado debe hacerse con suavidad. También es importante que el papel usado diariamente no sea abrasivo. No debe practicarse un coito vaginal ni una felación, luego del sexo por el ano, sin el lavado a fondo del pene, con suficiente agua y jabón. Se evitarán de esta manera posibles infecciones en los genitales femeninos o en la zona bucal por bacterias de la flora del recto.

En la doble penetración es muy importante que la mujer esté mentalizada y con un alto grado de excitación para evitar dolores o complicaciones. En muchas ocasiones se recomienda una preparación previa de los esfínteres mediante una dilatación paulatina combinada con el uso de lubricantes.

miércoles, 2 de diciembre de 2009